Como Enamorar A Un Cristiano

GirlsEn Rut capitulo 3, Noemi planea el romance de Rut: tiene que lograr que conquiste a Booz y ambas tendrán su futuro asegurado; asi que le enseña como enamorarlo. ¡Todas deberíamos saber esto! Toma nota, tal vez quieras aplicarlo a tus relaciones amorosas:

“Hija mía, ¿no he de buscar hogar para ti, para que te vaya bien? ¿No es Booz nuestro pariente, con cuyas criadas tú has estado? He aquí que él avienta esta noche la parva de las cebadas. Te lavarás, pues, y te ungirás, y vistiéndote tus vestidos, irás a la era; mas no te darás a conocer al varón hasta que él haya acabado de comer y de beber.”

Rut era humilde y sencilla.  No solo escucho el consejo de su suegra y lo llevo a cabo, lo cual no es facil, sino que cuando Booz la descubrió acostada a sus pies, le dijo: “Soy Rut, tu sierva.” Lo importante aquí no son sus palabras, sino su actitud: no sentía que debía ser servida, sino servir—como Cristo. Una mujer orgullosa por otra parte, querrá exigir, ser servida y su falta de humildad terminara por destruir su matrimonio. Ten mucho cuidado con el orgullo!

Noemi le aconsejo a Rut que se bañara, perfumara y vistiera bonita para encontrarse con Booz. Nota que no le aconsejo atraerlo con su sensualidad. La sensualidad tiene su lugar y momento en el matrimonio pero lo hará durar solo lo que dure la belleza. Una personalidad atractiva en cambio te beneficiara en todo. ¿Sabias que esta demostrado que un padre regaña mas facilmente a sus hijos si están sucios y desaliñados, que si estan arregladitos?  Si te ves linda, a tu esposo le sera mas dificil pelear contigo!

Este tercer consejo de Noemi es vital: No le pidas NADA a un hombre cuando tenga hambre, sed o este cansado. Se paciente, espera el momento adecuado. Sírvele su comida, escuchalo, déjalo descansar… y pidele el vestido que tanto te gusta después! Ocupate de sus necesidades  y el querrá ocuparse de las tuyas.

Sencillos, pero muy sabios consejos los de Noemi: cultiva la humildad, el espíritu de servicio, la paciencia y envuelvelo todo en una apariencia atractiva. A Rut le funciono…¿lo intentamos?

Un Corazon Confiado Nunca se Rinde

También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar, diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre. Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario. Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre, sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia. Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto. ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles? Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra? (Lucas 18: 1-8)

Sólo hay 2 parábolas en las que el Señor nos dice claramente el propósito. Aquí lo encontramos al principio:

“Debemos orar siempre y no desmayar”

Jesús comparó al juez malvado con el Santo Juez del Universo. Una viuda había sido tratada injustamente y le pidió al juez que le hiciera justicia. Este juez, quien solo se preocupaba por si mismo, ignoró su petición al principio, pero cuando la mujer persistió, el juez creyó conveniente ayudarla para deshacerse de ella.

Cuando oramos a Dios, oramos a nuestro Padre que es justo y nos ama profundamente. Es lógico pensar que Él estará dispuesto a responder a nuestras oraciones. Sin embargo, ¿cuántas veces dudamos de que lo hará?!

En ocasiones nuestras oraciones serán contestadas rápidamente, pero habrá veces en las que tendremos que orar y confiar por mucho tiempo para ver nuestras oraciones contestadas. El misionero George Müller explica en sus libros que frecuentemente el Señor respondió a sus oraciones inmediatamente, a veces incluso antes de que terminara de orar. Sin embargo, otras veces, el Señor respondió después de muchos años de pedirle.

Lo más importante aquí es saber que Dios nos ama, y ​​Él tiene un propósito cuando nos contesta de inmediato, así como cuando tarda en contestarnos. Puede ser que Él nos quiere probar, hacernos mas pacientes, o ayudarnos a confiar más en Él. Sea lo que sea, debemos estar seguros de que estamos en buenas manos, las manos de nuestro amoroso Padre Celestial.

“Y sabemos que todas las cosas ayudan a bien a los que aman a Dios, a los que son llamados conforme a su propósito.” (Romanos 8: 28)