Perdonando A La Manera de Dios

pareja-enojada

“Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.”

En este verso Dios nos llama a reconciliarnos con El. Pero algunos hemos rebasado Su paciencia con tanta maldad…¿como sabemos que lo dice en serio y que si nos arrepentimos no nos rechazara?

“Te perdonare” nos dice Dios, “porque Yo no pienso ni actúo como tu y la diferencia entre mi forma de ser y la tuya es abismal.” 

Considera el contraste entre nosotros y Dios:

Odiamos a quienes nos ofenden y ni en un millón de años querríamos recibirlos con los brazos abiertos. Pero Dios “es amplio en perdonar.” Su perdón es absoluto, de buena gana e ilimitado. Dios nos espera con los brazos abiertos si nos arrepentimos confiando en Cristo.

Nosotros tardamos mucho en perdonar. A veces pasan días y el ofensor nos ha estado rogando: “Ya perdoname” pero no cederemos hasta que le hayamos dado una lección! Sin embargo Dios nos perdona de inmediato, sin recriminaciones, rencores ni amenazas.

“Yo perdono, pero no olvido” le decimos al ofensor… ¡Y como nos gusta recordarle sus faltas! Pero Dios nos dice: “Sere propicio a tus injusticias y nunca mas me acordare de tus pecados y de tus iniquidades” Dios perdona…y tambien olvida.

Este Dios en quien creemos es un Dios MA-RA-VI-LLO-SO, lleno de misericordia, gracia y bondad. Que bueno que no es como nosotros o jamas habríamos sido perdonados! Sus acciones y pensamientos deben inspirarnos a ser como El, a amar sin restricciones, a perdonar sin rencores, a olvidar las ofensas de inmediato.  

Perdonar a la manera de Dios no sucede de la noche a la mañana, viene del deseo de honrar a nuestro Padre Celestial y desear parecernos a El. Tomemos la gracia y la bondad que hemos recibido y extendamosla a aquellos que nos han ofendidopara la gloria de Dios. 

“Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, engrandeció su misericordia sobre los que le temen. Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones.” (Salmos 103: 11-12)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s