Como Ser Grande Entre Los Hombres

serving-others

Es curioso que Jesus no nos prohibiera comparamos con los demás, al menos no que yo recuerde. Parece haber dejado sin tocar ese obstinado habito nuestro de comparamos que solo sirve para hacernos mas vanos o mas amargados, dependiendo de con quien nos comparemos—mejor o peor que nosotros.

Tal vez la razón por la cual Jesus no nos lo prohibió, es porque nos dio un nuevo mandamiento: “Que nos amemos unos a otros.”

¡El Señor nos dio el antídoto antes de que descubriéramos nuestra enfermedad! Amar a otros es el antídoto perfecto en contra de la envidia, el resentimiento y el odio que resulta de las comparaciones.

Quien ama no tiene tiempo para compararse con otros, resentirlos o condenarlos. No siente deseo alguno por “medirse” en grandeza, habilidad o belleza con ellos, y es lógico! Quien verdaderamente ama está demasiado ocupado sirviéndolos, ayudándolos y procurando su bienestar…

“Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor.” (Mateo 20: 25-26)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s