Cristiano: ¿Tienes Dominio Propio?

How To Handle Difficult People

Hace algún tiempo leyendo este versiculo “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” me di cuenta de que el poder, el amor y el dominio propio no eran tan evidentes en mi vida y me pregunte: “Si este versículo ASEGURA que Dios ya me ha dado estas cosas ¿porque no me siento asi? ¿Porque no veo muestra clara de estas cualidades en mi vida? ¿Si ellas pertenecen a una persona salva y yo no las veo en mi, soy realmente hija de Dios?”

¿Has pensado en ello? Has aplicado alguna vez este versículo (o cualquier otro)  a tu persona y analizado si posees las cualidades descritas en el?

Es importantísimo que cuando nos acercamos a la Palabra de Dios la tomemos siempre en forma personal. ¿Que tiene que ver este versículo conmigo? ¿Como puede convertirse en una realidad en mi vida?

Me preocupaba estar aferrada a una falsa esperanza de salvación, asi que le dije al Señor: “Tu dices que me has dado estas cualidades, pero ¿donde están? ¿Donde esta mi dominio propio Señor?” Yo no quería solo saber que algo era mío, sino experimentarlo, asi que le rogue que hiciera evidente esta promesa en mi vida. ¡Cuantas cosas cambiarían en nuestras vidas si tan solo se lo pidiéramos a Dios!

Asi comenzó una etapa muy diferente en mi vida. Una etapa en la que Su poder se perfecciona cada dia en mi debilidad; en la que mis inclinaciones son constantemente vencidas, controladas y re-dirigidas por las Suyas. Cada vez que cierro mis labios cuando quiero abrirlos; que no grito cuando quiero hacerlo o que de mi boca salen palabras de amor y de paciencia en lugar de palabras de ira, se sin duda alguna que ha sido El, porque tener dominio propio es imposible sin Su ayuda. Claro que a veces fallo, pero siempre puedo acercarme a Su trono de gracia para pedir Su perdon, Su ayuda y Su fortaleza.

Dios me cumplio una promesa simplemente porque se lo pedi. El limite para lo que podemos recibir de El es infinito, si tan solo se lo pedimos!

¿Has intentado hablar con Dios sobre esas cosas que no puedes vencer, pidiendole que tome control de ellas?

“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.” (Filipenses 4: 6)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s