En Las Manos del Todopoderoso

padre-hija

La idea de que podemos controlar a Dios a traves de nuestras palabras no es nueva. Pedro trato de disuadir a Jesus de morir en la cruz y los discipulos trataron de decirle al Señor que hacer con la multitud que le seguia mucho antes de que el movimiento Palabra de Fe existiera. Pensar que podemos controlar a Dios nos hace sentir poderosos. Aunque sabemos muy bien que no podriamos dar un respiro mas si no fuera por la gracia de Dios, tratamos de elevarnos por encima de nuestro Creador—los impotentes por encima del Todopoderoso. 

Sin embargo, la Biblia describe a Dios exactamente de la manera opuesta: Su soberania, poder y autoridad son ilimitados e incontenibles. Dios es autonomo, es decir no depende de nadie para actuar. El es el Soberano de los reyes de la tierra, por lo cual toda la gloria le pertenece.  

Gedeon planeaba luchar contra los Madianitas con un ejercito de 30,000 hombres, pero si ganaban la batalla ellos se llevarian todo el credito. Asi que Dios los redujo a 10,000 enviando de regreso a quienes tenian miedo. Podian haberlo logrado con 10,000, pero Dios los redujo aun mas, dejando solo 300. Ganar la batalla con tal ejercito era imposible, pero Dios no estaba dispuesto a compartir la gloria. Si ganaban, solo podrian atribuirlo a Su poder, sabiduria, soberania y gracia, no a sus propias habilidades. 

Gedeon estaba respaldado por los mas aguerridos y valientes soldados de todo Israel y ellos estaban dispuestos a darlo todo para alcanzar la victoria pero… !Dios debe tener sentido del humor! porque cambio su estrategia. Debian llevar una trompeta en la mano derecha y un cantaro con una tea encendida en la izquierda. ¡Deben haber parecido mas una banda musical que un ejercito! ¿Como pelearian con las manos ocupadas? Lo que no sabian era que no necesitaban pelear, estaban a punto de ser testigos de la soberania, el poder y la autoridad de Dios sobre el hombre. 

Al momento señalado Gedeon y sus hombres rompieron los cantaros iluminando el campamento enemigo, sonaron las trompetas y gritaron: “Por Jehova y por Gedeon!” Sin mover un dedo vieron a sus enemigos correr, gritar y huir, matandose unos a otros en su confusion. La victoria fue de Dios y tambien lo fue la gloria. 

Asi que la proxima vez que las cosas se pongan dificiles, no te preocupes de si tu fe es lo suficientemente grande o tus palabras lo suficientemente positivas para mover a Dios en la direccion correcta. Las manos de Dios no necesitan desatarse, han estado desatadas desde la eternidad. “Jehová está en medio de ti, poderoso, El salvará.” No te angusties, solo confia en El. Dios es perfectamente capaz de ganar no solo Sus batallas, sino las tuyas tambien…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s