El Problema con La Musica del Mundo (Ultima parte)

adoracion falsa 2

Cuarta Parte: “Toda la verdad y nada mas que la verdad acerca de la adoración”

Me dirás que lo que importa en la adoración es la intención del corazón y que la forma como la expresemos es lo de menos. “El corazón del hombre es tan malvado, que aun los cristianos haríamos bien en sospechar de nuestras buenas intenciones” explica el pastor John MacArthur. “Engañoso es el corazón mas que todas las cosas y perverso, ¿quien lo conocerá?”

Vemos que no podemos confiar en nuestro propio corazón, ni en nuestra mente, ni en nuestros buenos deseos y absolutamente no en nuestro cuerpo. No podemos confiar en el mundo tampoco, pero lo estamos haciendo cuando metemos en la casa de Dios lo que pertenece al mundo y fingimos que esta bien, que no hay problema; que no tiene efecto alguno sobre nosotros; que no nos arrastra a lo que no aprovecha.

¿Tomara el hombre fuego en su seno sin que sus vestidos ardan? nos dice Dios. ¿Podremos llegar a ser santos, teniendo un pie en el mundo y otro en el reino de Dios?

“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.” (1a Juan 2: 15-17)

Aunque comúnmente asociamos adoración con música, la verdad es que la adoración no es cantar o bailar en una iglesia. La verdadera adoración a Dios viene de dentro de nosotros, no de fuera. La adoración a Dios es espiritual, nos dice la Biblia. Adorar a Dios es vivir en una constante actitud de humildad, agradecimiento, amor, entrega, sumisión, admiración, respeto, honra y obediencia a un Dios al que conocemos porque convivimos con El cada dia; porque escuchamos su voz al leer la Biblia, porque le confiamos nuestros pensamientos, deseos, ideas, planes, problemas, en oración. Nadie puede adorar a un Dios al que no conoce. La adoración es admirar intensamente, amar intensamente al Dios con quien estamos profundamente ligados… 

“Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s