El problema con la música del mundo…

alabanza

Primera Parte: “MI DILEMA”

Imagina llegar al templo una mañana y ver que algunos hermanos han arreglado de forma muy artística enfrente del santuario algunos recuerdos de tu vida anterior: fotos de mujeres con las que solías fantasear, las botellas de alcohol que disfrutabas y la música que tanto te gustaba bailar…

Es cierto. No todos reaccionamos de la misma manera a las mismas cosas. Lo que me mueve a mi, no mueve a mi esposo, pero hay algo a lo que todos reaccionamos: el deseo carnal.

Este domingo por fin comprendí porque el tipo de música que se toca en las iglesias no es un asunto de preferencias, sino uno que tiene mucho que ver con nuestras ideas erróneas acerca de Dios y de nosotros mismos.

En mi congregación se toca “rock cristiano.” ¿Como alguien logro juntar estos dos conceptos? no lo entiendo, pero mientras escuchaba la música note que me sentía diferente que otros días: deseaba bailar. Tal vez fue la influencia de ver a otros bailando, pero los recuerdos de mi vida en el mundo regresaron y con ellos el deseo de disfrutar del placer carnal que el baile me proporcionaba. Esto no seria nada raro, si no aborreciera la música del mundo, la cual ni siquiera escucho. ¿Porque? porque pertenece a un mundo al que ya no pertenezco y al que no quiero volver.

Esa mañana mientras cantaba, me sentí como el ex-alcoholico al que sus amigos le ofrecen “solo una copita.” …sabiendo bien lo que me conviene… y deseando lo que no…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s