“Andad como Hijos de Luz”

andad como hijos de luz

Cuan diferente viviríamos si comprendiéramos la extrema gravedad de nuestro pecado! Basta leer Deuteronomio 28: 15-68 para saberlo. Cuantas maldiciones fueron profetizadas a los judios por su desobediencia! Mi corazón se estremecía durante la segunda mitad del capitulo. Cuan grave es nuestro pecado ante Dios y cuan terrible el castigo! Aquí hay un pequeño ejemplo de lo que los judios sufrieron (en mis propias palabras):

“Caerá maldicion sobre ti en donde quiera que te encuentres. Maldicion sobre tus provisiones, tu trabajo, hijos, cosechas, ganados, rebaños y todas tus actividades. Quebranto y asombro en todo lo que emprendas hasta que seas destruido y mueras…hasta que te consuma la tierra. Tisis, fiebre, inflamación y ardor. Sequía y plaga en tu tierra te perseguirán hasta morir. Tu oración no sera escuchada, y la tierra no te dará su fruto. Polvo y ceniza en lugar de lluvia caerá sobre ti hasta que perezcas. Te entregara derrotado a tus enemigos, los atacaras pero huirás en todas direcciones y serás maltratado, humillado y ofendido por todos los reinos de la tierra. Tus cadaveres alimentaran a las aves del cielo y a las fieras de la tierra, sin que nadie lo evite…”  (Y esta no es ni la cuarta parte del pasaje!)

Tal vez el escritor de Hebreos tenia este pasaje en mente cuando dijo: “Porque si la palabra hablada por medio de ángeles resultó ser inmutable, y toda transgresión y desobediencia recibió una justa retribución, ¿cómo escaparemos nosotros si descuidamos una salvación tan grande? Solo Cristo pudo soportar la ira de Dios sin ser destruido! Bien haríamos en aprender algo de esta historia: los judios no creyeron que su pecado era tan grave; ni que el castigo seria tan severo y que se cumpliría, pero se cumplió. No hagamos lo mismo, menospreciando a Dios, permitiendo en nuestras vidas pecados que Dios claramente aborrece. No vivamos un solo segundo sin temor de Dios, porque si ellos no escaparon, nosotros tampoco…”Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!”

Estoy sugiriendo que la salvación se pierde? No, en absoluto. Lo que estoy afirmando es que Dios es un Dios santo y no dejara sin castigo a nadie que escoja hacer aquello que El aborrece…

“Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. No seáis, pues, partícipes con ellos. Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz.” (Efesios 5: 6-8)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s